martes, 2 de marzo de 2010

triste noticia en el mundo kayakista

Acaba de comentame nuestro amigo Jose, de Lugo, el triste accidente de David "panadeiro" al que algunos de nosotros conocimos en las concentraciones de los teixugos.
Es una noticia que nos entristece a todos los aficionados.

Al menos ha sido haciendo aquello con lo que más disfrutaba.








http://www.canoagemonline.net/docs/noticiasartigo.asp?ID=3205
Trágico acidente no Vez
David Castro (Panadeiro) faleceu hoje num trágico acidente de kayak no Alto Vez, quando fazia uma descida com outros galegos.

Pub: www.canoagem.net


David Castro, mais conhecido por Panadeiro, era um dos canoístas mais queridos na comunidade de canoístas de águas bravas na Galiza em em Portugal. Um jovem super simpático, sempre pronto a ajudar.

Hoje durante uma descida no Rio Vez, foi vítima de um trágico acidente que lhe roubou a vida.

É com muita tristeza que escrevemos esta notícia, e queremos manifestar os nossos pêsames aos familiares e amigos deste canoísta.




he estado viendo unas imágenes del río de un link que me ha pasado Jose y hay que reconocer que el río es precioso, fijáos en el enlace para ver el entorno (las imágenes son de finales de mayo del 2008):
http://www.aquavertical.com/2008/05/green-paradise-vez-river.html






http://www.farodevigo.es/sucesos/2010/03/04/piraguista-tomino-muere-quedar-atrapado-agua-rio-portugal/417065.html
Un piragüista de Tomiño muere al quedar atrapado bajo el agua en un río de Portugal

David Castro, de 33 años, chocó contra un árbol mientras se entrenaba en Arcos de Valdevez y las ramas le impidieron salir a flote


U. FOCES - VIGO El experimentado piragüista tomiñés David Castro Álvarez, de 33 años, falleció el lunes por la tarde en un accidente cuando se entrenaba en Portugal en el río Vez, a su paso por el municipio luso de Arcos de Valdevez. Dos compañeros del fundador del Club Teixugos tomiñés, Aarón Serantes (vecino de Ponteareas) y Emilio Ferreiro (natural de Verín pero residente en Tomiño), habían rebasado la zona con sus kayaks sin problemas y, al ver que el de su amigo se golpeaba con un árbol, trataron de ayudarle lanzándole una cuerda pero no logró sostenerse a flote. Impotentes y sin poder hacer nada para salvarlo ante la fuerte corriente del río que ponía también en peligro sus vidas, vieron como David se quedaba atrapado entre las ramas, según relataron después al comandante de los Bombeiros de Arcos de Valdevez que participaron en el complicado rescate del cadáver.
El kayak de David Castro, conocido como "O Panadeiro" por el negocio familiar que regentaba en Tomiño, embistió unas ramas del margen y fue directo a un tronco caído en el medio del río, una colisión que resultó fatal, ya que la corriente era muy fuerte y el joven piragüista quedó atrapado bajo el agua en unas ramas del fondo, al parecer con el cubrebañeras de su traje de neopreno.
El accidente ocurrió cuando casi habían terminado la bajada del Vez, a unos 200 metros de donde tenían su furgoneta. Uno de sus compañeros desembarcó y atravesó un terreno inhóspito hasta que una hora después, según los Bombeiros, llegó a una vivienda desde donde pidió auxilio al 112. Eran las 17.30 horas cuando los Bombeiros de Arcos de Valdevez y de Viana recibían la alerta y desplegaban los equipos de rescate.
Un grupo de buceadores, otro de escaladores y varios nadadores se desplegaron en la zona, pero lo accidentado del terreno dificultó el rescate. Efectivos de emergencias con equipos de rápel tardaron una hora en bajar hasta el lugar del accidente en el río por un precipicio con una inclinación del cien por cien. Los buceadores se encargaron de asegurar el cuerpo de la víctima en una operación que se prolongó durante varias horas ante la peligrosidad del lugar y la fuerte corriente.
Los Bombeiros prestaron en el lugar del accidente un teléfono móvil a los dos compañeros de David Castro para que se pusieran en contacto con el responsable del club Teixugos, a la vez que les prestaron apoyo psicológico "ya que uno de ellos se encontraba muy desorientado", según el comandante del puesto de Arcos de Valdevez. "Vieron como su amigo se golpeaba, trataron de agarrarlo con una cuerda y comprobaron que perdía el control de la canoa y se dirigía a un precipicio donde el agua hacía fuertes remolinos. No logró salir al quedar preso en el fondo en las ramas de un árbol, y eso ha sido muy duro para ellos. La operación de rescate comenzó a las 17.30 horas y terminó a las cuatro y media de la madrugada con la entrega del cuerpo al Hospital de Medicina Legal de Viana. Los efectivos respondieron de forma rápida ante las dificultades a salvar ", explica el comandante. La autopsia del joven tomiñés se realizó ayer y hoy será trasladado al tanatorio de Guillarei. Su entierro tendrá lugar mañana a las 17.00 horas en la parroquia de Tomiño.





http://www.farodevigo.es/sucesos/2010/03/05/impotentes-soltarlo-anclamos-arbol-agua-llevara/417296.html

Aarón Serantes Pedrido - Compañero del piragüista de Tomiño fallecido en Portugal
"Impotentes y sin poder soltarlo lo anclamos al árbol para que el agua no se lo llevara"

"A veces el río decide dar un paso más, pero seguiremos remando en memoria de David"

U. FOCES - VIGO "El río decide, a veces, dar un paso más pese a todas las medidas de seguridad que adoptamos. Son cosas que pasan. Somos deportistas y existe riesgo. Al río hay que tenerle un gran respeto, no miedo. Nosotros jugamos con él y en ocasiones actúa con vida propia". Así se expresa Aarón Serantes, que con Emilio Ferreira acompañaba en la bajada en kayak del río Vez en Portugal al experimentado piragüista tomiñés David Castro, "O Panadeiro", que perdió la vida en un trágico accidente el martes por la tarde. Una muerte que ha teñido de luto al piragüismo gallego.
Con valentía y serenidad, "aunque la procesión va por dentro", Aarón Serantes, de 20 años, recuerda la impotencia que sintieron al no poder hacer nada por salvar la vida a su compañero, cuya canoa chocó contra un árbol caído en el medio del río y él quedó atrapado entre las ramas del fondo.
"Íbamos los tres, cada uno en su kayak. Éramos el team de siempre. David ya había bajado dos o tres veces el Vez y Emilio y yo lo hacíamos por primera vez. Entonces, se quedó atrapado en el árbol, justo entre dos rápidos. Arriesgamos, intentamos auxiliarle y le lanzamos una cuerda, pero nuestra vida también corría peligro por la fuerza de la corriente. Sentíamos una gran impotencia allí, era imposible sacarlo. Entonces lo anclamos al árbol como pudimos para evitar que el agua se lo llevase", recuerda.
Eran las cinco y media de la tarde y mientras Emilio se quedaba cuidando el cuerpo de su amigo para evitar que fuera arrastrado, Aarón saltó a la orilla y fue a buscar ayuda. "Seguí el borde del río, había mucha maleza y estuve andando un buen rato. Entonces vi a unas personas trabajando en unas obras y pedí que llamaran a la Policía. Cuando llegaron los Bombeiros les indiqué el lugar donde estaba atrapado David. Algunos vecinos mostraron caminos, entre silvas y desniveles, para bajar cuanto antes a la orilla. El sendero era como un riego de agua y se había hecho de noche. Llovía y las piedras se volvieron muy resbaladizas, finalmente escampó y alumbrados con linternas los servicios de emergencia rescataron a David pasada la una de la madrugada. Quiero decir que fueron muy profesionales", explica.
Aarón admite que tanto él como Emilio atraviesan momentos muy duros, pero anuncia que seguirá remando. "Se lo debemos a David. Era el que más sabía, al que más le gustaba y este deporte le debe todo en el Sur de Galicia. Ahora toca valorar todo lo que hizo, revivió este deporte aquí y hay que tenerlo siempre presente. Es difícil luchar contra el río cuando decide dar un paso", argumenta.
Aarón expone que el deporte que practican es kayak extremo, pero que lo hacen con todas las medidas de seguridad. "No se trataba de un entrenamiento, sino de la bajada del río. Antes de tirarnos valoramos todo, comprobamos desde la orilla el recorrido, vemos las dificultades y decidimos como abordarlas. Aquí muy poca gente practica este deporte y David era el motor. Nos enseñó a nosotros y nos toca coger el relevo para que no desaparezca", reflexiona.
"Es difícil entender que le haya tocado a David. Era el que más sabía, al que más le gustaba, y siempre estaba preocupado con la seguridad. Lo comprobaba todo. Practicábamos cómo lanzar la cuerda, los nudos más adecuados para todo... No solo era un gran palista, sino una gran persona", concluye.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada